Hubert Joly, nuevo director de Best Buy

Credito:

Reuters

Foto: EE Archivo

Best Buy nombró como su nuevo presidente ejecutivo al empresario francés Hubert Joly, ex director de la compañía privada de viajes y hoteles Carlson, con la esperanza de que este experto en reestructuraciones corporativas ayude a la mayor cadena minorista de electrónicos a recuperar el rumbo.

Pese al anuncio, las acciones de la compañía caían un 4.7% antes de la apertura de Wall Street, después de que se quebraran las conversaciones con su fundador Richard Schulze respecto a que la empresa dejara de cotizar en bolsa.

La compañía de artefactos electrónicos de consumo, propietaria de la minorista de teléfonos móviles Carphone Warehouse, dijo el domingo que Schulze había rechazado su oferta para permitirle acceder a información de la compañía y concretar su interés para hacerse cargo de la empresa.

"El señor Schulze no aceptó la propuesta de la compañía", dijo en un comunicado.

Una fuente familiarizada con la situación dijo que Schulze y su equipo estaban "conmocionados" por el comunicado de Best Buy, ya que pensaban que seguían en conversaciones respecto a un acuerdo.

"Estoy decepcionado y sorprendido por el abrupto término dado por el directorio a nuestras discusiones", dijo Schulze en un comunicado divulgado el lunes.

Joly, conocido por haber liderado la reestructuración de la división de videojuegos de Vivendi, reemplazará al director ejecutivo interino Mike Mikan.

Schulze, el ex presidente de 71 años de Best Buy, dijo en una carta al directorio este mes que estaba interesado en hacer un equipo con socios privados para comprar la compañía a unos 24-26 dólares por acción.

Sin embargo, notó obstáculos a una oferta oficial, entre los que se encontraba un provisión de una ley de Minnesota que le impediría llevar firmas privadas a la compañía, además de su incapacidad para acceder a los datos financieros de la compañía.

Best Buy dijo que la oferta del directorio le habría otorgado a Schulze una excepción de la ley de Minnesota para que pudiera desarrollar una propuesta definitiva.

También dijo que le solicitó a Schulze que acepte "ciertas protecciones para Best Buy y sus accionistas, con la meta de limitar las distracciones externas" a cambio de abrir sus libros.

La compañía ha calificado anteriormente la propuesta de Schulze como "altamente condicional" y le pidió que nombrara a sus aún desconocidos socios privados.

Las acciones de Best Buy cerraron el viernes en 20.27 dólares y el lunes operaban en torno a los 19.32 dólares.

RDS