Desafíos de la política digital en México
Política digital, con más desafíos de fondo
Aunque el gobierno alcance las metas estipuladas en la Estrategia Digital Nacional, IDC advierte que los números podrían distar del efecto real en la sociedad.
Julio Sánchez Onofre / El Economista
Sep 6, 2014 |
21:31
Foto: AP
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

Los desafíos para la ejecución de la política digital de México son menos de forma y más de fondo.

Expertos consultados durante la 9a Cumbre de Gobierno y Tecnología organizada por IDC México perciben incertidumbre en el entendimiento de las normas para la implementación tecnológica y de seguridad cibernética en el sector público hasta la generación de un impacto real en la sociedad a partir del desarrollo digital.

Aún cuando el gobierno alcance las metas estipuladas en la Estrategia Digital Nacional, presentada a finales de noviembre del año pasado, IDC advierte que los números podrían distar del efecto real en la sociedad.

"Para efectos de tener cumplimiento de estos indicadores, uno de los desafíos es que el gobierno tome decisiones en pos de cumplir con los indicadores más allá de decisiones para tener un impacto mayor hacia los ciudadanos. Quizás por velocidad o por utilización del recurso de gobierno puedan tomarse decisiones que sí cumplan con los indicadores pero donde quizás el impacto al ciudadano o al país no necesariamente es el mayor", consideró el director general de IDC México, Édgar Fierro.

El experto ejemplifica con uno de los indicadores que se ofrecen en el documento de la Estrategia Digital Nacional relacionado con el Sector Salud, donde se espera que, para el 2018, 60% de las actas hospitalarias sea emitido electrónicamente y que existan 2,500 unidades médicas públicas con servicios de telemedicina.

"Además del cumplimiento del indicador, debe garantizarse que traiga un beneficio para el paciente en reducción del tiempo que lo están atendiendo, en un mejor servicio de salud, un diagnóstico más acertado. Para mí eso es un indicador que tiene un impacto en el ciudadano", dijo en entrevista.

Los expertos consideran además que la nueva política de TIC, publicada por el gobierno en mayo pasado, adolece de un entendimiento para su ejecución parte de la Administración Pública Federal.

"El reto es la optimización, cómo uso la infraestructura que ya tengo como país; el problema es la ejecución porque cuando tú le dices a una dependencia que tienes que operar con otra institución, tienen que estar preparadas para hacerlo. Las reglas están desde hace tres meses pero sólo nos quedan cuatro años para la ejecución, y el siguiente gran reto es que el tiempo que toma hacer esas transiciones no demerite el servicio que requiere tener cada una de las dependencias", opinó Juan Pablo Medina Mora, miembro del consejo directivo de la Asociación Mexicana de la Industria de Tecnologías de la Información (AMITI).

La política de TIC contiene un Manual Administrativo de Aplicación General en las materias de TIC y de Seguridad de la Información (MAAGTICSI) donde establece los mecanismos de clasificación, gestión y resguardo de la información en manos del gobierno, así como los lineamientos de protección ante las amenazas cibernéticas.

David Fernández, vicepresidente de Seguridad de la Asociación Mexicana de Internet (Amipci), reconoce que se trata de una política compleja por lo que en su ejecución se deberán sumar los esfuerzos de la industria y la academia.

"La recomendación es formar grupos de trabajo que permitan integrar a las asociaciones, y que sean las asociaciones quienes vinculen a la industria y la academia en torno a elaborar un plan de trabajo que permita entregar a las dependencias los manuales para la implementación de la política TIC", afirmó en entrevista.

Fernández, también director de Mercadotecnia de Symantec, dice que la colaboración es fundamental para preservar la seguridad cibernética dado que las amenazas informáticas son cada vez más complejas, con componentes de ingeniería social y ataques dirigidos, y que pueden comprometer información incluso de seguridad nacional del gobierno.

"En el caso de seguridad es algo que va evolucionando entonces nuestro planteamiento fue hacer mesas de trabajo que permita cubrir todos los ángulos y no dejar solo al gobierno sino vincularlo a través de las asociaciones para que juntos, la industria, el gobierno y la academia se pueda trabajar en torno a mejorar los servicios que presta el gobierno. (El MAAGTICSI) viene muy amplio, te dice el qué aunque falta describir a detalle el cómo y sobre todo hacer el análisis de caso por caso, institución por institución", afirmó.

De la definición a la ejecución

Aún cuando las proyecciones de crecimiento de la industria de TI en México para el 2014 fueron ajustadas a la baja en parte por el lento despliegue de proyectos tecnológicos del gobierno, los expertos son optimistas de que el 2014 fue una etapa de definición de proyectos que comenzarán a ejecutarse en el último trimestre del año y con más fuerza en el 2015.

"El siguiente año deberíamos estar observando compras mucho más alineadas a los objetivos de cada una de las dependencias", consideró Édgar Fierro, de IDC.

Las proyecciones más recientes de IDC apuntan a que el mercado de tecnologías de la información en México registrará un crecimiento de 5.3% para este 2014, cuando a inicios se esperaban tasas de 13 por ciento.

El director de IDC México detalló que el mercado de gobierno tiene un valor de 6,200 millones de dólares, lo que representa el 18% de la industria de TI.

Pero en el 2015 IDC espera que el gasto de gobierno crezca más del 10% y que en dos años, el sector público represente entre el 20% y 22% del total de la industria.

Para el 2015, IDC proyecta un crecimiento del sector de TI a tasas del 8% pero, Edgar Fierro advierte que esto dependerá de que las definiciones de proyectos del sector público así como las reformas como telecomunicaciones y energética devuelvan la confianza para el despliegue de inversiones de tecnología.

julio.sanchez@eleconomista.mx

mfh

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de