Sellos de confianza aumentan seguridad y el e-commerce
Una buena estrategia de marketing ya no es suficiente, si la empresa en Internet carece de un mecanismo que garantice al usuario que lo que compra en línea es real, consideró la Amipci.
Nicolás Lucas / El Economista
Oct 7, 2014 |
18:08

Una página de internet, aun con amigable diseño y amplia gama de productos y servicios, ya no es suficiente para garantizar las ventas de la empresa, si ésta carece del respaldo de otras estrategias de mercadotecnia y sistemas que den certidumbre al usuario a la hora de hacer sus compras.

Un sitio web, cualquiera que sea su giro comercial, debe considerar que los e-consumers son personas con mayor conocimiento sobre lo que buscan en línea y por tanto también exigen mecanismos de confiabilidad por parte del oferente, consideró Rafael Contreras, gerente de Sellos de Confianza en la Asociación Mexicana de Internet (Amipci)

Los sellos de confianza son parte de aquellos mecanismos que garantizan al usuario que navega por una web que cumple con una serie de requisitos que la hacen fiable, por una página que cumple con estándares de comercio electrónico.

Son mecanismos que no sólo garantizan que el sitio de Internet visitado es seguro, sino que también controla su contenido, su actividad y la veracidad de lo que dice ofrecer.

“Los sitios saben qué van a vender y a quién se lo van a vender. Pero son los usuarios los que deciden si van a comprar en esas plataformas y ahí es donde pueden perder clientes, en caso de que no ofrezcan mayores certezas de lo que venden o por el canal que lo venden”, estimó el funcionario de la Amipci.

El potencial para las ventas por Internet aún es considerable, pues sólo un tercio de los internautas mexicanos, 51.2 millones en el 2013, compra en línea y aunque el nivel de confianza en el e-commerce ha aumentado en promedio un 40% en los últimos tres años, no contar con sello de confianza resta valor a la oferta del vendedor.

Los sellos de confianza no son obligatorios, apenas unas 400 empresas con presencia en Internet los utilizan. Pero aquellas que los utilizan refuerzan su posición en el mercado.

Cualquier negocio con un canal de venta en la red puede solicitar un sello de confianza y cubrir una cuota anual. El siguiente requisito es el que obliga a las empresas a cumplir una serie de buenas prácticas en Internet, como el respeto a los derechos de los consumidores y lo estipulado por las autoridades.

El sello puede aparecer en cualquier parte del sitio web, según la consideración de la compañía. Más oculto, por intención de estética del sitio web o más visible, para garantía del cliente.

“Los sellos dan certeza de que el vendedor es un emprendedor o una organización que está identificado con las normas éticas de respeto al consumidor. Indica que sus datos se tratan de manera correcta. En suma, los sellos de confianza son un parteaguas en la privacidad y la certidumbre en las ventas (en línea) y quien así lo desee, se añade voluntariamente”, comentó Rafael Contreras.

“No buscamos que los sellos sean obligatorios. No creemos que es conveniente hacerlo obligatorio. Es por voluntad de la empresa y que sólo cumpla lo que ya establece puntualmente la regulación, pero que su uso da mayor seguridad y garantía, que se traduce en una práctica de responsabilidad social y las hace más competitivas en el mercado”, añadió el gerente de Sellos de Confianza de la Amipci.

Al cierre del año 2013, la Amipci estimaba que 400 sellos de confianza daban distintivo a un número igual de sitios de Internet en México.

De ellos, un 37% se desenvuelve en el comercio electrónico, un 9% en sector turístico; otro 8% en venta de equipo tecnológico y un 6% más en los servicios financieros. El resto en otras actividades que tienen que ver con Internet, pero no tanto con el e-commerce, pero que también dan certidumbre a aquellos usuarios de dichos sitios web.

nicolas.lucas@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de