Estamos dispuestos a pagar por los permisos: Cabify
Tras la polémica que han creado las aplicaciones para solicitar autos con chofer, el director de Cabify en México, se manifestó a favor de la regulación.
Antonio Becerril
May 20, 2015 |
17:59
Foto Cortesía: Cabify.
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

Cabify se unió al debate de la movilidad en la ciudad de México al anunciar su participación en los diálogos que organizará la Secretaría de Movilidad (Semovi) con el Laboratorio de la Ciudad de México en la segunda semana de junio.

La compañía busca una regulación de movilidad equitativa y que contribuya “a la reducción de flota del parque vehicular y una mejor calidad de vida para los ciudadanos”, afirmó Ricardo Weder, CEO de Cabify para México, en entrevista con El Economista.

Gremios de taxistas alrededor del mundo han mostrado su rechazo a los servicios de taxi por aplicación. En México los sindicatos han rechazado los intentos por regularizar estos servicios, considerándolos como ilegales. En diciembre del 2014, los Taxistas Organizados por la Ciudad de presentaron una denuncia en contra de Uber y Cabify, por una presunta violación a la Ley de Movilidad.

Las representantes de este gremio han aceptado con autoridades realizar operativos conjuntos para sacar de circulación a los llamados “taxis pirata”, sin embargo han enfatizado que no retirarán las denuncias.

“Lo que nosotros queremos es una certidumbre regulatoria. Eso es lo que buscamos y estamos dispuestos a pagar el permiso de las unidades”, dijo Weder. “Estamos a favor de una nueva regulación”, agregó.

Tras las recientes denuncias y protestas realizadas por los Taxistas Organizados de la Ciudad de México, la compañía quiere una legislación incluyente que pueda regular a los autos de Cabify y los de otros servicios, como Uber, además de taxis particulares.

El uso del transporte en México, para Weder, no ha cambiado en décadas y la tecnología ha venido a revolucionar todas las industrias. En el mercado actual “existe una resistencia del status quo… y es justo lo que está pasando”, dijo.

Representantes de la agrupación Taxistas Organizados de la Ciudad de México afirmaron recientemente que sus ingresos han caído al menos 30%, debido a la competencia que representan las aplicaciones de transporte Uber y Cabify.

Cabify es una empresa legalmente constituida en México que paga impuestos y paga además 6% de IVA, una tarifa que el transporte público no paga, enfatizó Weder.

El diálogo que entablará Cabify con las autoridades gubernamentales es una acción aislada de otras compañías. Cada compañía deberá de plantear sus propias inquietudes. “Nosotros aplaudimos que se inviten a todos y todas las diversas secciones a que aporten sus ideas, a que discutamos y que encontremos siempre el mejor beneficio para los ciudadanos”.

Las propuestas de regulación que presentará Cabify en estas mesas de diálogo estarán para brindar una “propuesta enfocada para el beneficio del ciudadano” dijo Weder. El debate sobre movilidad ha llevado a que las empresas de tecnología busquen soluciones conjuntas con otros actores de la sociedad para generar modelos más incluyentes y que beneficien el bienestar de sus usuarios.

antonio.becerril@eleconomista.mx

abr

1 Comentarios
Comentarios
AnónimoArchi (no verificado)
Agregado:
20 May 2015 |
21:43 PM

El mal servicio que han prestado hasta ahora la mayoría de taxistas de la Ciudad de México (inseguridad, oportunismo, maltrato, caos vial, mala conducción, etc) ha originado esta situación y muchos ciudadanos estamos dispuestos a la nueva movilidad pensando en una mejora en el servicio. Ahora protestan, pero debieron pensar en su actuar con los pasajeros antes y no ahora protesten por la disminución de las preferencias de los pasajeros. El cuidado de su empleo debe estar siempre presente no solamente cuando hay competencia. Esperemos que les sirva de escarmiento y dejen que las nuevas tecnologías y la nueva modalidad triunfen ante las intransigencias de aquéllos que debieron cuidar su fuente de empleo.

Periódico El Economista es una empresa de