CES 2016: la revolución de los hogares inteligentes
Los fabricantes de tecnología quieren aprovechar la conectividad de los dispositivos para ofrecer servicios y soluciones dentro del hogar.
Antonio Becerril
Ene 5, 2016 |
16:37
Foto: AFP

Las Vegas.- Los hogares inteligentes han sido una de las grandes fantasías de la ciencia ficción. Desde los Supersónicos hasta la Guía del Viajero Intergaláctico, el hombre ha soñado con un refrigerador inteligente, una alacena conectada a un supermercado o una lavadora que se pueda controlar desde un dispositivo móvil.

La llegada del Internet de las Cosas o Internet de Todo ha permitido que tanto las compañías de tecnología y las de electrodomésticos finalmente hayan unido sus visiones para tener un hogar inteligente que pueda ser accesible y de uso masivo.

NOTICIA: CES de Las Vegas: las tendencias tecnológicas del 2016

Para Shawn DuBravac, economista jefe de la Asociación de Tecnología de Consumo, los hogares inteligentes serán una realidad, a medida que se desarrolle la sensorialidad ambiental y el aprendizaje agregado, dos de las tendencias más interesantes de la edición 2016 del CES de Las Vegas, la feria de tecnología de consumo e innovación más importante del planeta. Algunos expertos dicen que esta revolución se encuentra en desarrollo, pero aún falta un largo camino por recorrer.

NOTICIA: El fracaso de los weareables

Durante la edición del CES 2016, diversas compañías de electrodomésticos mostrarán algunas propuestas que buscan transformar los hogares en centros inteligentes cuya información se pueda traducir en un mejoramiento en la gestión de recursos y que sean soluciones que mejoren la vida cotidiana.

Más allá del botón de productos

Para Mike Harris de Zonoff, los usuarios poco a poco están respondiendo positivamente a que los hogares tengan la capacidad de poder ordenar artículos de la vida diaria con sólo presionar un botón. Compañías como Amazon o la papelería estadounidense Staples han implementado este tipo se soluciones con gran recepción.

Para una compañía como LG el éxito de un hogar interconectado reside en poder tener intercambios con otros proveedores que ofrezcan otro tipo de servicio, de tal manera que los usuarios puedan comprar de otros proveedores para satisfacer sus necesidades. Una compañía que vende botes de basura puede implementar un botón que le permita a los usuarios comprar bolsas de basura cuando se le terminen.

Según Rob Katcher, de la comopañía Hiku, sólo 2% de las compras actuales son realizadas a través de estos botones inteligentes. Para DuBravac, los hogares inteligentes representarán unos 1,200 millones de dólares en ingresos para el 2016.

La tecnología que antes estaba restringida hacia sectores de defensa o alta tecnología finalmente ha llegado a los consumidores y poco a poco se vuelve más asequible. Las firmas de electrodomésticos llevan años empujando la conectividad de sus dispositivos y ahora quieren llevarse más allá.

Para Winifred Chang de LG, hay una gran oportunidad en llevar la innovación a los hogares a través de la tecnología. Según Chang, el santo grial está en mejorar la experiencia de compras a través de estos servicios.

El hogar inteligente quiere ir más allá de poder manejar los sistemas caseros con un dispositivo móvil a poder solicitar un servicio de mantenimiento o poder pedir un producto a solo un clic. Según la ejecutiva de LG, aún falta mucha educación hacia los consumidores y las grandes compañías deben de implementar la infraestructura para poder llevar sus servicios al siguiente nivel.

El hogar conectado del futuro, podrá agendar una cita con un plomero o un electricista en el momento que detecte una falla y quiere ir más allá de los servicios que surten productos cotidianos.

Las grandes compañías que ya están presentes en tu hogar, ya están empezando a tomar esa dirección, la gran interrogante es si los usuarios realmente quieren estos servicios y si realmente están dispuestos a que estas firmas entren en el hogar de otra manera, sabiendo toda la información que uno les está confiando.

antonio.becerril@eleconomista.mx

mac

0 Comentarios
Comentarios