La revolución de la movilidad
La llegada de nuevas tendencias como los servicios de autos compartidos y los vehículos autónomos están moviendo las piezas en el tablero.
Moshe Y. Vardi, de la Universidad de Rice. Foto EE: Antonio Becerril.

Los vehículos autónomos serán una de las grandes revoluciones de los próximos 50 años. Sin embargo, para Moshe Y. Vardi, académico de la Universidad de Rice, la cultura y la industria automotriz están sufriendo una transformación que impactará a millones de personas en todo el mundo. La llegada de nuevas tendencias como los servicios de autos compartidos y los vehículos autónomos están moviendo las piezas en el tablero.

Vardi, inició su conferencia magistral en el escenario principal de Campus Party, haciendo un breve recorrido por la historia de la movilidad, desde la invención de la rueda hasta el accidente que sufrió un vehículo autónomo de Tesla este jueves.

También ofreció una breve historia de la inteligencia artificial desde Alan Turing hasta la victoria del AlphaGo en el juego de mesa chino, pasando por los logros de Deep Blue (cuando venció al campeón de ajedrez Gary Kasparov), Watson (con su triunfo en Jeopardy) y la primera carrera con vehículos no tripulados organizada por la agencia estadounidense DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency, por sus siglas en inglés) en el 2005.

NOTICIA: El futuro del IoT es el cómputo cognitivo

La integración de la inteligencia artificial en los autos es la que está actualmente impulsando a unas 30 compañías a desarrollar vehículos inteligentes y que esperan generar ganancias por unos 2 billones de dólares en la próxima década.

Sin embargo, Vardi planteó un dilema que actualmente le está quitando el sueño a los economistas y a los gobiernos, que es: ¿qué pasará con los millones de empleos que serán sustituidos por dicha tecnología?

Para el profesor de ciencia de la computación de la Universidad de Rice, en Texas, E.U., actualmente un vehículo está inmóvil 90% del tiempo y la llegada de servicios como de movilidad como Uber o Lyft vuelve a replantear el estado de la cuestión.

Aunque en su opinión, la tecnología ha estado robando empleos desde la revolución industrial, éste es un momento que dejará una huella en la humanidad. Si bien aún no se puede saber con certeza cuántas personas perderán sus empleos por este cambio, es momento de que los gobiernos y las industrias empiecen a generar estos cambios.

El académico mencionó la reciente propuesta que fue discutida en Suiza para otorgar un ingreso básico a toda la población. Aunque la propuesta de ley no logró el apoyo necesario por otras cuestiones políticas, ha sido una de las primeras iniciativas que buscan brindar soluciones a los problemas actuales. Si esta medida fuese implementada, la sociedad podría buscar otras oportunidades sin tener que estar con la incertidumbre de cómo ganaran su siguiente ingreso.

Vardi considera que uno de los factores más importantes es la educación, para que los conductores actuales puedan convertirse en operadores de los nuevos sistemas de producción automatizada. El ideal es que estos trabajar puedan subir en la escala económica y de esta manera mejorar su situación.

Actualmente, a pesar de que la producción de autos va en ascenso, la remuneración económica se encuentra estancada y la mayoría de estos ingresos se queda en muy pocas manos.

NOTICIA: La comunidad geek sigue siendo el alma de Campus Party

Por el momento parece que poco a poco cambiaremos nuestra relación con el automóvil, ya sea con la aceptación de modelos de movilidad compartida como Uber y Lyft, o con la llegada en su totalidad de los vehículos autónomos.

A esta tecnología le falta mucho camino por recorrer. La promesa es que los vehículos autónomos salvarán un millón de vidas anualmente. La realidad es que aún no podemos separarnos al 100% del proceso del manejo y estas tecnologías son tan imperfectas como sus creadores.

antonio.bcecerril@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios