Inteligencia artificial: ¿un debate entre apocalípticos e integrados?
Para el filósofo argentino, la llegada de los vehículos autónomos, las máquinas que diagnostican enfermedades y los algoritmos capaces de predecir un crimen, muestran los escenarios que llevan hacia una realidad: la inteligencia artificial va a cambiarlo todo.
Julio Sánchez Onofre
Feb 10, 2017 |
10:19

Automóviles sin conductor, máquinas que diagnostican enfermedades, algoritmos capaces de predecir un crimen basado en el perfil de las personas y patrones de comportamiento muestran escenarios que llevan a una realidad: la inteligencia artificial va a cambiarlo todo, observa el filósofo argentino Alejandro Piscitelli.

“Estamos acercándonos al momento en que existan la inteligencia artificial, los robots que piensan y deciden. Hay empresas que dicen que van a usar las máquinas para que reemplacen a los seres humanos”, dice en entrevista el también experto en Internet y nuevas tecnologías.

Esta revolución ha sido objeto de análisis de diversos centros de análisis como McKinsey Global Institute. La firma proyecta que en el año 2055, la mitad de los trabajos actuales del mundo podrían ser automatizados y reemplazados por máquinas. Para México proyecta que el 52% o unos 25.5 millones de plazas laborales son susceptibles de ser reemplazadas por máquinas.

NOTICIA: Con IA, Wipro quiere triplicar su tamaño en México

Sectores tradicionales como el retail, agrícola y manufactura tienen un mayor potencial de ser automatizados en el país, pero también aquéllos relacionados con las artes y el entretenimiento, de la información o inclusive el trabajo científico y académico se verán impactados. Esto ha abierto debates en dos sentidos opuestos: los que ven los beneficios y los que consideran que estamos ante una catástrofe.

“Muchas veces se polariza en el sentido si es bueno o malo. Si las máquinas nos van a quitar los trabajos y amenazan a la humanidad. La gente dice que en el 2030 ó el 2050 las máquinas van a pensar, van a ser más inteligentes que nosotros y nos van a ayudar a resolver los problemas del mundo. Se están simplificando los temas que son muy complejos”, consideró Piscitelli.

Las posiciones encontradas recuerdan al debate entre “apocalípticos” e “integrados” sobre el rechazo y la defensa la cultura de masas que retrató Umberto Eco en 1964. Ahora, el debate parece centrarse entre los “tecnófobos” y “tecnófilos”, dijo Piscitelli, también docente en instituciones como la Universidad de Buenos Aires, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

Lo cierto es que el avance tecnológico no se detiene y la historia lo muestra en etapas que van desde la revolución industrial hasta el avance de la movilidad. Sólo que la velocidad es cada vez mayor.

“No hay que tener una visión simplista ni homogénea. La aparición de la inteligencia artificial cambia todo, pero ¿para bien o para mal? ¿mejor o peor? ¿cómo y dónde? ¿cuándo y en qué plazo? Me gusta pensar en la súper inteligencia como un catalizador o un disparador de preguntas más que como una receta a futuro a largo plazo”, consideró.

NOTICIA: Estimado señor Trump: son los robots, no México

El experto considera que es necesario llevar este debate, sobre todo ante un futuro en el que estas tecnologías verán un desarrollo y adopción masivamente. Actualmente la tecnología cognitiva tiene un mercado que hoy vale 32,000 millones de dólares.

“En Latinoamérica estamos a la par de desarrollo sólo que a nivel de nicho. Esto no quiere decir que no haya científicos latinoamericanos y haciendo su empresa”, dijo.

Las aristas en el debate son variadas: desde el tema de la eficiencia y productividad, la creación artística, el diseño urbano o la política, y hasta asuntos como la ética, la privacidad y escenarios de seguridad pública donde conceptos jurídicos como la presunción de inocencia podrían replantearse gracias a los algoritmos. Pero ante esta automatización, el experto defiende: “Hay que tener siempre la visión humana, política y social”.

Como parte de los esfuerzos por fomentar la complejidad y transversalidad de los debates en torno a la inteligencia artificial, la institución educativa CENTRO será sede de la tercera edición del festival VOR, a realizarse el próximo 16 de febrero, en la que se buscará ampliar el debate.

NOTICIA: La Inteligencia Artificial y el repensar del mercado laboral

Entre los participantes en los debates se encuentran Blaise Agüera y Arcas, experto en machine learning de Google; Fox Harrell, fundador y director del Imagination, Computation and Expression Laboratory del MIT; o Jean Pierre Kloopers, director ejecutivo de BrandsEye, plataforma que predijo la victoria de Donald Trump.

“Lo que queremos es despertar el interés de la gente en estos temas, ayudarlos a que entiendan mucho mejor estas cuestiones que a veces suenan difíciles de entender y que no tenga estas actitudes tan radicales si las máquinas son buenas o son malas sino ofrecer evidencias y discutir observaciones para que haya opiniones informados”, dijo Piscitelli, uno de los organizadores del encuentro.

julio.sanchez@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios