4 estrategias para combatir la automatización laboral
Ante la amenaza que representa la automatización del empleo para millones de personas, varios empresarios, legisladores y líderes de opinión han planteado diversas estrategias para hacer frente al fenómeno por el cual las máquinas están realizando trabajos que hasta hace una décadas sólo podían ser llevados a cabo por hombres y mujeres.
Foto: Reuters
relacionadas
compartir

Las máquinas están desplazando a los seres humanos en muchas áreas de la vida cotidiana. Pese al sostenido crecimiento de la industria manufacturera en Estados Unidos, casi 5 millones de personas han perdido su empleo en este sector desde el año 2000 y a finales del 2016, la compañía japonesa de seguros Fukoku Mutual Life Insurance anunció que despidió a 30 empleados para sustituirlos por un sistema de Inteligencia Artificial capaz de calcular con mucho más precisión y rapidez las cuotas de los seguros para cada cliente.

NOTICIA: Wal-Mart creará 10,000 empleos en Estados Unidos

Según un estudio del Ball State University's Center for Business and Economic Research, 88% de todos los empleos que se han perdido en Estados Unidos desapareció debido a la automatización de la manufactura. Esta automatización gradual del trabajo, que ocurrió primero con la manufactura y que ahora está siendo introducida en el sector de los servicios, puede desencadenar una importante pérdida de empleos y con ella, un retroceso en el desarrollo de países tanto desarrollados como del tercer mundo.

Ante la amenaza que representa la automatización del empleo para millones de personas, varios empresarios, legisladores y líderes de opinión han planteado diversas estrategias para hacer frente al fenómeno por el cual las máquinas están realizando trabajos que hasta hace una décadas sólo podían ser llevados a cabo por hombres y mujeres.

NOTICIA: GM invertirá 1,000 mdd en EU y creará 5,000 empleos

De acuerdo con un artículo de The Fast Company, éstas son cinco estrategias para combatir la automatización laboral:

1. Renta básica universal

De acuerdo con el periodista Rutger Bregman, “trabajar menos es el sueño perdido del siglo XX”. En las primeras décadas del siglo XXI, la mayoría tenemos alimento suficiente, vivienda y todos los beneficios que ofrece la vida moderna . Lo único que no tenemos es tiempo. Para Bregman, hemos confundido el crecimiento económico con la posesión de cosas, en lugar de vincularlo al bienestar.

La automatización del trabajo supondría que los seres humanos trabajamos menos para producir las cosas que necesitamos. Según el periodista holandés, muchos empleos no añaden ningún tipo de valor social, simplemente desplazar el valor de un lugar a otro. El caso de los trabajadores de limpieza y de los corredores de Bolsa es el ejemplo que ofrece Bregman: si los primeros se van a huelga, lo más probable es que nos enfrentemos a un grave problema. Mientras que si todos los corredores de Bolsa renunciaran un día, en realidad no pasaría mucho.

El periodista holandés sugiere la existencia de una Renta Básica Universal, lo cual además de ayudar a las personas más necesitadas, haría que muchos trabajadores escapen de “la rutina estúpida de trabajar todo el tiempo”. Esto reduciría el estrés y los accidentes de trabajo, las emisiones contaminantes y disminuiría la carga doméstica de las mujeres, que siguen asumiendo la mayor parte del trabajo en casa.

NOTICIA: GM ofrece cooperar para hacer grande de nuevo a EU

2. Impuesto a los robots

Ahora mismo, las ganancias que un trabajador genera dentro de una fábrica están gravadas por distintos tipos de impuestos. Por el contrario, las ganancias que genera una máquina están libres de este tipo de obligaciones tributarias. Ésta es una de las razones por las que el magnate tecnológico Bill Gates cree que un impuesto específico a los robots es una buena idea.

De acuerdo con una entrevista concedida a la revista Quartz, Gates cree que un impuesto a la automatización podría financiar el trabajo de quienes se encargan de cuidar a las personas de la tercera edad, una labor que hasta el momento no puede ser realizada por ningún tipo de máquina. Cabe destacar que después de leer la entrevista con Gates, Jane Kim, una de los 11 supervisores de la ciudad de San Francisco, ha comenzado a plantearse la idea de implementar este impuesto para que quienes deseen incorporar a un robot a una cadena de producción lo piensen dos veces.

3. Distribuir la riqueza

Una idea para combatir la automatización laboral que, aunque parece simple, resulta ser una de las más complejas es la redistribución del capital de una forma más extensa y uniforme. Sabemos que la mayoría de las riquezas se concentran en las manos de unas cuantas personas, pero de acuerdo con Miles Kimball, economista de la Universidad de Harvard, la política y la administración pública pueden solucionar esta inequidad mediante un fondo soberano de riqueza para cada país. “El gobierno podría utilizar los impuestos para comprar acciones y bienes raíces, y distribuir sus ganancias entre la población que más lo necesita”. Esto lo que haría es redistribuir muchas de las ganancias producidas por las máquinas, “dándole a cada ciudadano una participación en la nueva economía automatizada”.

4. Regular a los robots

Además de la automatización laboral, las máquinas y los robots, en particular, arrastran por su recién adopción lagunas legales que hasta este momento los seres humanos estamos considerando regular. De acuerdo con el diario británico The Guardian, el Parlamento Europeo ha promovido la creación de un conjunto de reglamentos que rijan el uso y la creación de robots e inteligencia artificial. .

Estas regulaciones incluyen la creación de una agencia europea encargada de la robótica y la Inteligencia Artificial; una definición legal de robots autónomos inteligentes, con un sistema de registro; un código de conducta para los ingenieros encargados de diseñar este tipo de robots e, incluso, un nuevo seguro obligatorio que cubra cualquier daño que ocasione un robot dentro de una fábrica o negocio.

NOTICIA: Trabajadores desconocen sus derechos

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de