Universidades alemanas cancelan contratos con el gigante Elsevier
El motivo de estas cancelaciones está relacionado con el libre acceso a la información que casas editoriales como Elsevier, Springer Nature o el servicio de archivo de publicaciones académicas Jstor limitan.
Rodrigo Riquelme
Jul 21, 2017 |
14:22
Foto: Andrew E. Larsen / Flickr
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

En el último año, más de 60 universidades alemanas han permitido que expiren sus contratos con el gigante de las publicaciones académicas Elsevier, según información de la revista The Scientist. El motivo de estas cancelaciones está relacionado con el libre acceso a la información que casas editoriales como Elsevier, Springer Nature o el servicio de archivo de publicaciones académicas Jstor limitan.

NOTICIA: ¿Cuáles son los mejores portafolios de patentes tecnológicas?

“La decisión de cancelar las suscripciones se hizo con el fin de presionar a Elsevier durante una serie de negociaciones en curso”, explicó la revista.

El conflicto entre las universidades y Elsevier se explica con el hecho de que la mayoría de las investigaciones publicadas por el gigante holandés son financiadas con recursos públicos y casi todas las publicaciones son arbitradas por otros académicos, lo que hace poco discernible la verdadera función de la compañía.

Fundada en 1880, Elsevier es la casa editora de publicaciones científicas y académicas más grande del mundo. De acuerdo con The Bookseller, las ganancias de la compañía durante el 2016 superaron los 3,000 millones de dólares y, aunque su matriz está en Holanda, tiene sucursales en Estados Unidos, México, Brasil, España y Reino Unido. Según The Scientist, los académicos no pueden revelar el costo de una suscripción con Elsevier por un asunto de confidencialidad, pero el director de la biblioteca de la Universidad Humbolt, en Berlín, Andreas Degkwitz, comentó que los precios han aumentado 5% cada año, en promedio.

“La cuestión general es que gran parte de la investigación realizada es financiada públicamente, el control de calidad es realizado por personas que son pagadas por el público y la compra de las revistas también es pagada por el público, creo que el público paga demasiado”, dijo Christian Thomsen, presidente de la Universidad Técnica de Berlín, a The Scientist.

De acuerdo con la revista, las universidades alemanas crearon el Proyecto DEAL, una alianza liderada por la autoridad de las universidades en este país, la Hochschulrektorenkonferenz, cuyo objetivo es establecer un nuevo acuerdo de licencia y publicación con tres gigantes de las publicaciones científicas: Elsevier, Springer Nature y Wiley.

Las instituciones que dejaron que sus contratos expiraran sustentan las tres demandas clave del Proyecto DEAL: “precios justos basados ​​en el número de publicaciones, acceso abierto a todas las publicaciones a científicos de instituciones alemanas y acceso permanente a las revistas electrónicas de Elsevier para los organismos científicos representados por el proyecto DEAL”. Con esto, ya no se harían suscripciones a las revistas académicas distribuidas por Elsevier, sino que la institución universitaria pagaría una cantidad que garantizaría que el artículo o revista en cuestión tuviera acceso libre para cualquiera en el país de origen.

NOTICIA: Sanción a Sci-Hub de 15 mdd tras fallo a favor de Elsevier

La mayoría de los investigadores no creen, sin embargo, que pronto haya una solución al conflicto con Elsevier o con cualquiera de las casas editoriales con las que están negociando.

The Scientist pidió un comentario a Elsevier sobre el conflicto con las universidades alemanas, a lo que la compañía respondió que: “Los investigadores también deben saber que Elsevier está trabajando diligentemente para encontrar una solución mutuamente aceptable con la autoridad de las universidades alemanas para llegar a un nuevo acuerdo este año (...) Elsevier está de acuerdo con todas las solicitudes de la autoridad con respecto a obtener una licencia nacional y acceso abierto, lo que se refleja en las numerosas propuestas constructivas que hemos presentado”.

Los últimos años le han llevado un vaivén de buenas y malas noticias al gigante de las publicaciones académicas Elsevier. En octubre del 2015, un juez de Nueva York decretó que Sci-Hub, el sitio creado por Alexandra Elbakyan, una estudiante de posgrado en Ciencias originaria de Kazajistán, viola los derechos tanto de los editores como de los autores del contenido publicado por las revistas académicas administradas por la compañía de contenidos Elsevier.

En junio pasado, Elsevier consiguió que un juez de Distrito en Nueva York impusiera una sanción de 15 millones de dólares por daño a la propiedad intelectual en contra de Sci-Hub, el llamado Pirate Bay de la ciencia, Library of Genesis (LibGen) y otros sitios con las mismas características, según información de la revista Nature. Instituciones del país de origen de Elsevier, Holanda, de Finlandia y de Taiwán también han tenido conflictos con Elsevier por lo menos desde el 2015.

Lo que hay que tener en cuenta ante esta situación es que la difusión de los resultados de las investigaciones de científicos y humanistas en todo el mundo se ve en ocasiones restringida por las revistas especializadas en las que son publicados. En los países en desarrollo, en particular, esta situación afecta el desarrollo académico y científico de toda la población, debido a que el acceso a este tipo de publicaciones es incosteable para muchos académicos e instituciones universitarias.

NOTICIA: ¿Es posible robar el conocimiento?

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx

rrg

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de