Intel, entre los datos y los vehículos autónomos
La tecnológica estadounidense quiere estar en el centro del procesamiento de todas las industrias y sectores que viven o vivirán una revolución a partir de los datos y los cambios que están impulsando.
Julio Sánchez Onofre
Ago 10, 2017 |
16:57
Foto: Reuters.

Al definir su estrategia futura en el mercado de la tecnología, Intel dice que es una empresa de datos. Y no es porque haya dejado de desarrollar y producir microprocesadores de cómputo; al contrario, la firma quiere estar en el centro del procesamiento de todas las industrias y sectores que viven o vivirán una revolución a partir de los datos.

Las alianzas que la firma ha realizado con las automotrices como BMW o Audi para el desarrollo de vehículos autónomos sirven a Rachel Mushahwar, directora general del Grupo de Soluciones Industriales para las Américas de Intel, para ejemplificar esta visión: los coches son centros de datos sobre ruedas que diariamente producen casi unos 4 Terabytes de información.

“Intel tiene el compromiso de tener vehículos autónomos en las calles para finales de 2017. Hay más automotrices que reconocen la importancia de tener cómputo en el vehículo para adaptarse más rápido a circunstancias cambiantes, y todo eso va a ser impulsado por tecnología, y necesitas poder de cómputo que sea súper rápido, necesitas almacenamiento y la habilidad de determinar si voy a hacer el cómputo en el vehículo, si lo haré en el cloud o en un centro de datos propio”, dijo en entrevista con El Economista.

NOTICIA: Intel planea desplegar una flota de 100 coches autónomos

Pero este mismo fenómeno también sucede en otras industrias como el sector energético, la manufactura, sector salud, sector financiero, de transportes, telecomunicaciones, hasta el educativo y el sector público. Los mismos proveedores de servicios de cómputo en la nube verán un aumento en el procesamiento de la información.

“Los proveedores de servicios son unos de las industrias con mayor crecimiento, no sólo en latinoamérica pero globalmente. Las industrias están adoptando estas tecnologías ya sea en un esquema público, privado o híbrido. Realmente vemos el cambio de cómo las industrias adoptan nuevas tecnologías muy rápido y cada industria con la que hablamos ya usan el cómputo en la nube de alguna forma”, explicó la directiva.

La digitalización, un proceso que ya está sucediendo alrededor del mundo e incluso en México, requerirá una alta capacidad de procesamiento, observó Mushahwar. Las tecnologías que están empujando esta demanda van desde la impresión en tercera dimensión, el cómputo cognitivo, las máquinas inteligentes, la realidada virtual y aumentada, el cómputo vestible y la conectividad 5G.

NOTICIA: La inteligencia artificial y la realidad virtual acelerarán la llegada del futuro

De acuerdo con Cisco, actualmente circulan 6.5 zettabytes (6,979,321,856 terabytes) en los centros de datos y pronostica que para 2020 habrá un tráfico de 15.3 zettabytes de datos (16,428,249,907 terabytes). Y la adopción del internet de las cosas y la conexión de objetos a la red serán grandes impulsores de la generación de información.

Cisco también prevé que los objetos conectados pasarán de 5,800 millones de unidades en el 2016 a 13,700 millones en el 2021. Este volumen representará más de la mitad de los 27,100 millones de dispositivos y conexiones esperadas para el 2021.

Para México, Cisco pronostica la existencia de 384.9 millones de dispositivos conectados en el 2021, desde los 249.4 millones del 2016. Las conexiones de Internet de las cosas representarán el 40% al sumar 155.3 millones de aparatos conectados en 2021, cuando en el 2016 sumaron 64.6 millones y representaron el 26% del total de conexiones.

Este jueves, la firma presentó en México su nueva generación de procesadores Intel Xeon Scalable que, de acuerdo con Mushahwar, es la innovación más grande que la firma ha realizado para los centros de datos en la última década y que, en promedio, son 1.65 veces más potentes que la generación anterior, además de un doble rendimiento en cargas de trabajo de alta demanda de capacidad de cómputo, como la inteligencia artificial.

Intel aseguró que gigantes como Google o Amazon Web Services (AWS) son de los primeros usuarios con su programa de “early adopters” mientras que en México, el sector bancario, educación y energía son los que más han pedido esta tecnología por su altas necesidades de procesamiento.

NOTICIA: Intel coquetea con drones, blockchain e inteligencia artificial

Si bien la directiva prefiere no dar alguna proyección sobre su negocio en el mercado latinoamericano o mexicano, sí reconoce que la alta adopción de teléfonos inteligentes (en México existen más de 90 millones de smartphones en el mercado) y de plataformas como Facebook (con 76 millones de personas activas), la demanda de datos y servicios digitales está en franco crecimiento. Y para llevar el paso a la demanda, se necesitará desplegar infraestructura diseñada para satisfacer estas necesidades con visión al futuro.

“Realmente creo en la adopción continua de las tecnologías de smartphones en América Latina, incluyendo México. Y cuando hablas de crear el futuro y tomar decisiones basadas en tecnología, creo que es algo en lo que Latinoamérica está muy enfocada y cada país está tecnoloògiamente dentro del vórtice del cambio que que nunca hemos visto”, comentó.

julio.sanchez@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de